Guerras provocadas

El Estado Mayor Estadounidense, planificando atentados contra su población

La operación Northwoods se proponía convencer la comunidad internacional de que Fidel Castro era tan irresponsable que representaba un peligro para la paz de occidente. Para ello, se plantea orquestar, y luego imputar a Cuba graves dañs sufridos por Estados-Unidos.

LA OPERACIÓN MANGOOSE

En 1958 en Cuba, los rebeldes encabezados por los revolucionarios Fidel y Raúl Castro, Che Guevara y Camilo Cienfuegos derrocaron al régimen fantoche de Fulgencio Batista, el cual huye a refugiarse a los EE.UU.
El nuevo gobierno revolucionario, que todavía no es comunista, pone fin a la explotación sistemática de la isla por un grupo de multinacionales estadounidenses (Standard Oil, General Motors, ITT, General Electric, Sheraton, Hilton, United Fruit, Est Indian Co) y los intereses de la familia Bacardi. Estas empresas que han perdido el gran negocio de hacerse millonarios explotando al pueblo cubano, convencen al presidente estadounidense Eisenhower para que derroque a los revolucionarios cubanos dirigidos por Castro.

El 17 de marzo de 1960, el presidente Eisenhower aprueba un «Programa de acciones clandestinas contra el régimen castrista». Su propósito es «sustituir el régimen de Fidel Castro por otro, más fiel a los verdaderos intereses del pueblo cubano y más acceptable para los Estados-Unidos, por medios secretos que no dejen ver una implicación de la intervención militar estadounidense».

El 17 de abril del 1961, une unidad de exiliados cubanos y mercenarios, dirigida más o menos discretamente por la CIA, intentan un desembarco en la Bahía de Cochinos.
El intento fue un gran fracaso. El presidente John F. Kennedy, recientemente nombrado como gobernante en la Casa Blanca, se niega a dar la orden para que la US Air Force apoye a los mercenarios.

1500 hombres quedan prisoneros de las autoridades cubanas. Kennedy desaprueba el intento y revoca al director de la CIA (Allen Dulles), al vice-director (Charles Cabell) y al director delStay-Behind (Richard Bissell).
Encarga a su consejero militar, el general Maxwell Taylor que realize una investigación interna, que no dará lugar a ninguna acción concreta. Kennedy se cuestiona sobre la actitud del Estado Mayor Interejércitos, que había validado esta operación, cuando sabía que estaba destinada a ser un fracaso. Todo parece haber pasado como si los generales hubiesen intentado implicar Estados unidos en una guerra abierta contra Cuba.

El presidente Kennedy a pesar de haber sancionado los métodos y los fallos de la CIA, no cambió la política de hostilidad de Washington al régimen de la Habana. Para ello monta un «Grupo Especial Amplio» encargado de concebir y encabezar la lucha anticastrista.

Este grupo se compone de su hermano, Robert Kennedy (attorney general), de su consejero militar (el general Maxwell Taylor), del consejero nacional para la seguridad (Mc Gorge Bundy), del secretario de estado (Dean Rusk), asistido por un consejero (Alexis Johnson), del secretario de defensa (Robert McNamara), asistido por un consejero (Roswell Gilpatric), del nuevo director de la CIA (John McCone), y del jefe de estado mayor interarmas (el general Lyman L. Lemnitzer).

Este Grupo Especial Amplio imagina un conjunto de acciones secretas clasificadas bajo el nombre de código secreto de operación «Mangoose» (Mangosta).
Para realizarlas, la coordinación operacional entre el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y la CIA es confiada al général Edward Lansdale (asistante del Secretario de Defensa, encargado de las Operaciones Especiales, y por lo tanto director de la NSA). Mientras que en el seno de la CIA, una unidad ad hoc se constituye, el «Grupo W», dirigido por William Harvey.

LA CRISIS EN EL SENO DEL EJERCITO

JPEG - 6.6 KB
Leyyman L. Leymnintzer

En abril 1961, el ejercito de Estados-Unidos esta atravesado por una crísis grave : el mayor general Edwin A. Walker, que originó los enfrentamientos racistas de Little Rock antes de ser nombrado al mando de la Infantería US estacionada en Alemania, es revocado por el presidente Kennedy. Está acusado de desarrollar un proselitismo de extrema derecha en el ejército. El mismo era miembro de la John Birch Society y a los auténticos caballeros del Klu Klux Klan.

La Comisión de Asuntos exteriores del Senado abre una investigación sobre las ramificaciones de los grupos de extrema derecha en el seno del ejército. Las audiciones sont dirigidas por el senador Albert Gore (D-Tennessee), padre del futuro vice-presidente americano. Los senadores sospechan del jefe del Estado Mayor Interejércitos, el général Lyman L. Lemnitzer, de participar a los movimientos extremistas de Walker.

Gore sabe que Lemnitzer es un especialista de operativos secretos: en 1943, había dirigido en persona las negociaciones que pretendían enemistar Italia con el Tercer Reich de Adolf Hitler y, en 1944, encabezó con Allen Dulles las negociaciones secretas con los nazis en Ascona (Suiza) preparando la capitulación de la Alemania (Operación Sunrise).

Partcipó también en la creación de la red «stay-behind» de los Aliados, utilizando y enrrolando sin verguenza agentes nazis para luchar contra la URSS, y a la exfiltración de criminales de guerra y contra la humanidad para que puedan escapar hacia América latina. _ Pero Gore no logró demostrar su responsabilidad en dichos acontecimientos.

Una correspondencia secreta del general Lemnitzer, recientemente publicada, muestra que conspiraba junto con el comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Europa (el general Lauris Norstad) y otros oficiales de muy alto rango para sabotear la política del presidente demócrata John F. Kennedy.

Los militares extremistas denuncian lanegativa o rechazo de Kennedy de hacer intervenir militarmente al Ejército USA en Cuba.
Consideran también a los civiles de la CIA, responsables de la mala planificación del desembarco en la Bahía de Cochinos, y al presidente Kennedy como un cobarde por no haber permitido el apoyo de la US Air Force a los contrarevolucionarios cubanos.

Para llevar adelante sus planes, estos militares extremistas estadounidenses imaginan crear o inventar un pretexto político para que Kennedy pueda intervenir militarmente en Cuba. _ Este plan, llamado operación «Northwoods» (Madera del Norte), da lugar a que se realizen estudios muy precisos -efectuados por el general William H. Craig- con la finalidad de avanzar en este proyecto secreto. Más tarde el proyecto es presentado al Grupo Especial Amplio por el general Lemnitzer en persona, exactamente el 13 de marzo 1962 (nuestro documento).

La reunión se desarrolla en el Pentágono, en el despacho del Secretario de la Defensa, de las 14h30 (2.30 pm) a las 17h30 (5.30 pm).
La reunión termina de muy mala manera:
Robert McNamara rechaza el plan en bloque, mientras que el general Lemnitzer se hace cada vez más amenazador. Este hecho provocó 6 meses de hostilidad permanente entre la administración Kennedy y el Estado Mayor Interejércitos, y dio como resultado que Lemnitzer sea enviado fuera del país. Se le nombró o recibió su nominación como jefe de las fuezas de EE.UU en Europa.

Antes de irse, el general ordena destruir todos los documentos secretos del proyecto Northwoods, pero Robert McNamara, ministro de la Defensa del presidente Keneddy en esa época, archivó y conservó una copia del proyecto secreto que le habían transmitido dichos militares involucrados.

Los jefes del Estado Mayor responsables del proyecto Northwoods. De izquierda a derecha : el almirante George W. Anderson Jr. (jefe des operaciones navales), el general Goerge H. Decker (jefe de estado-mayor del ejercito de tierra), el general Leyyman L. Leymnintzer (jefe de estado-mayor interarmas), el general Curtis E. LeMay (jefes de estado-mayor del ejercito del aire), el general David M. Shoup (comandante del cuerpo de los marines).

JPEG - 14.3 KB
Los jefes de estado-mayor responsables del proyecto Northwoods. De izquierda a derecha : el almirante George W. Anderson Jr. (jefe des operaciones navales), el general Goerge H. Decker (jefe de estado-mayor del ejercito de tierra), el general Leyyman L. Leymnintzer (jefe de estado-mayor interarmas), el general Curtis E. LeMay (jefes de estado-mayor del ejercito del aire), el general David M. Shoup (comandante del cuerpo de los marines).
ATENTADOS TERRORISTASLa operación Northwoods se había dado como objetivo convencer la opinión pública internacional de que Fidel Castro era tan irresponsable y que representaba un peligro para la paz del occidente y del mundo. Para ello, se plantea orquestar, y luego imputar a Cuba la responsabilidad de graves daños terroristas acontecidos en los Estados-Unidos y contra sus intereses. He aquí algunas de las provocaciones previstas por los militares norteamericanos: 

- Atacar la base americana de Guantanamo. La opéración se realizaría por mercenarios cubanos bajo uniforme de las fuerzas de Fidel Castro, incluiría varios sabotajes y la explosión del almacén de municiones, lo que necesariamente provocaría daños materiales y numerosas muertes entre la tropa estadounidense.

– Hacer explotar un barco de guerra US en aguas territoriales cubanas, a manera de reavivar la memoria de la destrucción del acorazado US Maine, en 1898 (266 muertos), que provocó la intervención americana contra España.
El buque estaría en realidad vacío y todo sería teleguiado. La explosión se vería desde La Habana o de Santiago para que se disponga o acredite el hecho con testigos oculares. Una operación de rescate se organizaría para dar más realismo. La lista de las víctimas se publicaría en la prensa y falsos funerales serían organizados para suscitar la indignación de la opinión pública en los EEUU y el mundo. La operación sería lanzada cuando navíos y aviones cubanos estuviesen en la zona para poder imputarles el ataque.

- Aterrorizar a los exiliados cubanos residentes en los EE.UU organizando algún bombazo en sus locales de Miami, en Florida y hasta en Washington. Falsos agentes cubanos serían arrestados para disponer de confesiones. Falsos documentos comprometedores, establecidos de antemano, serían embargados y distribuidos a la prensa, para demostrar la implicación de terroristas cubanos de Fidel Castro.

- Mobilizar a las naciones limítrofes de Cuba para que acrediten una amenaza de invasión. Un falso avión cubano bombardearía de noche la República Dominicana, u otro Estado de la región. Las bombas utilizadas serían por supuesto de fabricación soviética.

- Mobilizar la opinión pública international, para ello se había previsto la destrucción de un vuelo espacial habitado. Para lograr un golpe sensacional que conmueva las mentes, la víctima escogida habría sido el famoso astronauta John Glenn, primer estadounidense en haber recorrido una órbita terrestre completa de la Tierra (vuelo Mercury).

Y en caso que todo esto no fuera suficiente para movilizar la opinión pública para que apoye la invasión militar de Cuba por el éjército de los EE.UU, se previó añadir una última provocación, la cual se estudió muy particularmente, era:

- «Es posible crear un incidente que demuestre de manera convincente que un avión militar de combate cubano atacó y derribó un vuelo charter civil procedente de Estados-Unidos y con destino a Jamaica, Guatemala, Panamá o Venezuela».
Un grupo de pasageros cómplices, qui podrían ser estudiantes por ejemplo, hubiesen embarcado a bordo de un vuelo charter de una compañía fantasma bajo control de la CIA. A la altura de Florida, el avión cruzaría una réplica, un avión aparentemente indéntico, pero vacío y sin piloto.
Les pasajeros cómplices regresarían a una base secreta de la CIA, mientras que el avión mantendría aparentemente su trayectoria. El avión emitiría mensajes de auxilio indicando que ha sido atacado por la caza cubana, y explotaría en vuelo.

La realización de estas operaciones implica necesariamente la muerte de numerosos ciudadanos estadounidenses, civiles y militares. Pero es precisamente el alto costo en vidas humanas que hace de tales acciones sean eficientes y cumplan su función manipuladora.

LAYMAN L. LEMNITZER, EL REGRESO

Para John F. Kennedy, Lemnitzer es un anticommunista histérico y fanático, respaldado por multinacionales sín escrúpulos. _ El nuevo presidente Kennedy entiende entonces el sentido de la advertencia de su antecesor, el presidente Eisenhower, cuando un año antes, en su discurso de fin de mandato declaró:
«Los responables del gobierno, tenemos que estar atentos a la adquisición de una influencia ilegítima, que sea o no proyectada por el complejo militaro-industrial. El riesgo de poder desarrolar o utilizar un poder usurpado existe y persistirá.
Jamás debemos permitir que el peso de esta amenaza nos impida o nos arrebate nuestras libertades y procesos democráticos.
Nada debe considerarse como absolutamente ganado. Sólo una vigilancia y una consciencia ciudadana puden garantizar el equilibrio entre la influencia (lobby) de la gigantesca maquinaria industrial y militar de defensa que hemos desarrollado y nuestros métodos y objetivos pacíficos, de tal forma que la seguridad y la libertad puedan desarrollarse harmoniosamente».

En définitiva, John F. Kennedy, se resiste a los generales Walker, Lemnitzer y a sus amigos, y se niega a involucrar a los Estados Unidos de América en una guerra a ultranza o abierta contra el comunismo en Cuba, en Laos, en Vietnam o donde sea. John Kennedy será asesinado el 22 de noviembre de 1963.

El general Lemnitzer se jubila en 1969. Pero en 1975, mientras que el Senado inicia sus investigaciones sobre el rol exacto de la CIA bajo la administración Nixon, Gerald Ford, que asume el cargo de la presidencia, desde el éscandalo del Watergate que cesó a Nixon, lo requiere para que participe a esta investigación.
Después de haber ayudado a enterrar la polémica, Ford lo solicita de nuevo para animar un grupo de presión (lobby), elCommittee on the Present Danger (CPD – Comité sobre el Peligro Presente).
Esta asociación es un invento de la CIA, entonces dirigida por George Bush padre. Hace campaña para promover el peligro que representa el comunismo soviético. Figuran entre sus administratores, varios reponsables de la CIA y Paul D. Wolfowitz (actual vice-Secretario de Defensa, en cargo de las operaciones en Afganistán). Paralelamente, Gerald Ford promueve al cargo de general de brigada al general William H. Craig, que había dirigido los estudios preliminares de la Operación Northwoods, como director de la National Security Agency (NSA).
El general Layman L. Lemnitzer muere el 12 de noviembre de 1988.

En 1992, la opinión pública americana se cuestiona sobre el asesinato del presidente Kennedy después de la difusión de una película cinematográfica del realizador Oliver Stone donde demuestra las incoherencias de la versión oficial.
El presidente Clinton ordena la desclasificación de grán cantidad de archivos del périodo presidencial Kennedy. En los antiguos documentos archivados del Secretario de Defensa Robert McNamara, Secretario de Defensa a la época de Kennedy, se encuentra la única copia existente del proyecto secreto «Northwoods».

Éste articulo está extraido de la página Voltaire.org y es propiedad de Thierry Meyssan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s