Guerras provocadas

La Unesco reconoce a Palestina y Washington condena la aprobación y suspenderá los fondos que entregaba al organismo internacional. Israel considera que la adhesión supone un «freno» para llegar a la paz.

La Unesco reconoce a Palestina

Washington condena la aprobación y suspenderá los fondos que entregaba al organismo internacional. Israel considera que la adhesión supone un «freno» para llegar a la paz.

Agencias – París-Washington

Palestina dio ayer un importante paso al lograr un reconocimiento diplomático histórico. La Unesco aceptó a este territorio como Estado miembro de pleno derecho gracias al voto de 107 de los miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, durante su XXXVI Conferencia General.

«No es más que el principio de un camino duro y arduo que nos llevará a nuestra liberación», declaró ante la prensa al término de la votación el ministro palestino de Exteriores, Riyad al Malki, quien consideró que el simbólico reconocimiento es «la expresión de esa gran solidaridad mundial con la causa palestina».

Según Malki, el cambio de Palestina de observador a Estado de pleno derecho, pese al rechazo de Israel, EEUU y Alemania, entre otros, es la coronación de un esfuerzo que se inició en 1989, cuando los árabes presentaron su primera solicitud de ingreso ante la Unesco.


Es, además, un avance «independiente», aseguró, de la candidatura que el presidente de la ANP, Abu Mazen, interpuso en Nueva York el pasado 23 de septiembre para intentar lograr la adhesión palestina a la ONU. Dicha decisión será examinada el próximo 11 de noviembre por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El paralelismo entre ambas decisiones es casi ineludible, aunque una diferencia notable es que en la Unesco solo se requiere una mayoría de dos tercios y no existe el sistema de veto, como en el Consejo de Seguridad.

«La única forma de saber si la amenaza del veto de EEUU es verdadera es llegar a la votación. Mientras tanto, lucharemos por conseguir nueve o 10 votos» en ese foro, subrayó Malki.

El ingreso de los palestinos como el Estado número 195 de la Unesco, que provocó un sonado aplauso en el auditorio principal de la organización, se alcanzó gracias a los votos a favor de 107 Estados (entre los que se cuentan España, Francia, China, la India, Rusia, Venezuela, Brasil, Finlandia o Eslovenia), 52 abstenciones (como las del Reino Unido, Colombia, Italia o México) y 14 en contra.

Entre quienes se decantaron por el no figura Israel, que a través de su embajador, Nimrod Barkan, calificó la decisión como un «freno para la paz» y señaló que «éste es un día triste para la organización, que decide «desconectarse de la realidad y siembra las semillas de su implosión».

También se pronunciaron en contra Alemania, la República Checa, Suecia, Canadá, Australia y Estados Unidos, cuya delegación destacó que «este tipo de esfuerzos son contraproducentes». «No podemos tomar atajos», señaló el representante norteamericana, David Killion.


La negativa es tan fuerte, que Washington anunció inmediatamente que suspenderá los fondos que entregaba hasta ahora a la agencia. La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, declaró que la admisión «de Palestina como Estado en la Unesco pone en marcha restricciones legislativas existentes desde hace tiempo que obligan a la Casa Blanca a abstenerse de hacer contribuciones» a esa organización.

La viuda de Arafat, en el punto de mira.- El tribunal de primera Instancia de Túnez dictó ayer una «orden de arresto internacional» contra Soha Arafat, viuda del exlíder palestino Yaser Arafat, según informaron fuentes del Ministerio de Justicia de ese país.
El consejero del titular de Justicia, Kadem Zín El Abidín, aseguró que no podía dar más explicaciones sobre el caso de la última esposa del expresidente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) «por respeto al secreto del sumario».
Por su parte, el portavoz de Justicia, Chukri Masti, indicó que «la orden de arresto internacional está relacionada con el caso de la Escuela Internacional de Cartago» (EIC).
Soha Arafat, de 48 años, casada desde 1990 con el exjefe de la OLP, eligió para vivir Túnez tras enviudar en 2004 y lo abandonó en agosto de 2007, después de que el entonces presidente de esa nación, Zin El Abidín Ben Alí, le retirase la nacionalidad tunecina concedida con anterioridad.

El litigio entre Soha Arafat y la esposa de Ben Ali, Leyla Trabelsi, con la que estaba asociada, surgió cuando la viuda del exlíder palestino reclamó el dinero invertido en la creación de la EIC.

Después de perder la nacionalidad tunecina, la mujer se refugió en la embajada de Palestina en Malta junto a su hermano, a la sazón el embajador del territorio árabe.
Durante los años que vivió en Túnez, mantuvo estrechas relaciones con los hermanos de Leyla Trabelsi, especialmente con Belhasán Trabelsi, jefe del clan, exiliado en Canadá, tras la huida de Ben Ali a Arabia Saudí el pasado 14 de enero.

Fuente: http://www.eladelantado.com/noticia/internacional/135647/la_unesco_reconoce_a_palestina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s