Guerras provocadas

La oposición venezolana recupera el espíritu golpista del año 2002 y asesina a 4 chavistas

La oposición venezolana ha comenzado la desestabilización de Venezuela

Semanas antes de las elecciones del pasado 14 de abril, Capriles Radonsky ya había dado comienzo a la desestabilización de Venezuela que el mundo observa hoy. La oposición lleva semanas hablando de un posible fraude y, al mismo tiempo, cargando contra el Consejo Nacional Electoral.

Durante los 17 procesos electorales previos, el sistema de voto automatizado de Venezuela ha recibido felicitaciones de la Unión Europea, del ex presidente norteamericano Jimmy Carter e incluso de representantes del bipartidismo español, del PP y del PSOE. En todos los procesos electorales venezolanos se hace al finalizar, una auditoria del 54% de los votos, aunque no la pida nadie.

En este último proceso electoral en el que Maduro ganó las elecciones, los acompañantes internacionales, de varios países del mundo han certificado que no ha habido fraude. Que las elecciones han sido limpias y transparentes.

Sin embargo, la oposición, que sigue adelante con su guión golpista, hace caso omiso, y sin presentar ninguna prueba que lo demuestre se ha lanzado violentamente a las calles reclamando fraude. En una estrategia para que la población del mundo tenga una mala imagen del gobierno de Venezuela, Capriles pide delante de las cámaras una auditoría del 100% de los votos, aunque luego no acude al CNE a hacer válida esa opción.

De esta forma la gente pensará que no se hace la auditoría porque el gobierno comandado hoy por Maduro no lo permite.

Durante la campaña electoral la oposición ha saboteado el sistema eléctrico allá por donde pasaba Maduro, para poder decir que la Revolución Bolivariana no era capaz de acabar con los apagones. También durante la campaña, los pocos latifundistas que quedan con sus empresas de alimentos, acapararon para decir en los medios de comunicación que había desabastecimiento.

Ahora, aunque no haya habido fraude, el plan golpista es hacerle pensar a la gente de fuera de Venezuela que sí lo ha habido. Quieren mostrar un país sumido en la violencia, por eso están asesinando chavistas en varios estados del país, quemando coches y sedes del PSUV y atacando las sedes de los dos únicos canales de televisión informativos que apoyan a la Revolución Bolivariana, Venezolana de Televisión (VTV) y Telesur. Esperan que Maduro les responda igualmente con violencia para decir al mundo que hay represión.

De esta manera una intervención que diese un golpe de estado y acabase con Maduro sería bien vista, porque estaría acabando con un presidente que ha ganado mediante el fraude, no deja hacer una auditoría y reprime a quienes protestan por esa situación. Cuando la realidad es que Maduro ha ganado limpiamente según los acompañantes extranjeros -había alguno incluso del PP-, que la oposición está desatando la violencia y que no activan el recuento de votos.

Descarga gratuitamente el libro “De la utopía a la realidad: socialismo en Venezuela” para conocer todo lo que ha pasado en Venezuela desde 1999 hasta 2013.

Fuente: http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article50220

Una respuesta

  1. Roberto Dante

    El Triunfalismo Puede Convertirnos En Ciegos Culposos

    roberto dante
    Lanús, Argentina, ab 16 de 2013

    Debemos reconocer que el triunfalismo puede nublar el horizonte de nuestras interpretaciones sobre el futuro político de las relaciones de poder que se establecen, justo, enfrente de nuestros ojos.
    Lo acontecido ayer en Venezuela no debería sorprendernos; pero, nos sorprende.
    Especialmente (recorto el campo de análisis) a los argentinos que, desde diferentes concepciones, coincidimos en la necesidad de luchar por la construcción de la Patria Grande Latinoamericana.

    Nosotros padecimos el equívoco de sobrevalorar la influencia de la herencia del gran líder muerto sobre nuestras interpretaciones sobre el momento histórico que vivíamos.
    Estoy hablando sobre las elecciones presidenciables de 1982.
    Era vox populi entre gran parte de la joven militancia antiimperialista (algunos de ellos, hoy, son funcionarios del gobierno de Cristina K), la frase que se repetía hasta el agotamiento: “Esta es la última elección que ganamos en nombre de Perón”.

    No sólo se perdió la elección contra Alfonsín; además, no se pudo anticipar los tremendos y dolorosos años, para el campo popular, que significó la irrupción de las corrientes neoliberales que devastaron a Argentina y gran parte de Latinoamérica.

    El domingo pasado, en Venezuela, Maduro logró imponerse aunque, creo, que sólo en los números.
    El frente de batalla se desnudó con toda su imprevisibilidad que no supimos interpretar.
    Pero estamos a tiempo de corregir nuestro triunfalismo; a recuperar el espacio perdido, casa por casa.
    Latinoamérica pertenecerá a sus pueblos si logramos resignificar los errores cometidos tanto en lo económico como en lo político y cultural. Dejo a todos un Doryoku (*)

    – (*) Expresión de deseo japonesa. En español: Esfuérzate.-

    Me gusta

    abril 16, 2013 en 9:58 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s