Guerras provocadas

Archivo para octubre, 2016

La coalición liderada por EE.UU. ha entregado gran cantidad de armas a los terroristas de Daesh en Irak

Anuncios

Se avecinan las presidenciales en EEUU ¿Matarán a Donald Trump?

Se avecinan las elecciones presidenciales en Estados Unidos y, como en elecciones anteriores, se disputan la Casa Blanca el Partido Republicano y el Partido Demócrata.

Donald Trump es el candidato por el Partido Republicano y la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, esposa de William Clinton, que fue presidente de Estados Unidos entre 1993 – 2001, es la candidata por el Partido Demócrata.

Tradicionalmente, los republicanos han sido más conservadores y más agresivos en su política exterior que los demócratas, como en los casos de los gobiernos de George Bush padre y George W. Bush hijo, que desataron la llamada Guerra del Golfo y las invasiones y guerras contra Afganistán e Irak, respectivamente, con su saldo de millones de muertos en estos países.

Sin embargo, en esta ocasión es al revés: Hillary Clinton no es paloma sino halcón; mientras que Donald Trump propone políticas que deben haber puesto los pelos de punta a los círculos guerreristas y de dominación económica (las trasnacionales). Veamos brevemente:

  • Hillary Clinton tiene las manos manchadas de sangre: como Secretaria de Estado apoyó el plan del Pentágono de enviar 40,000 militares más a Afganistán (10,000 más de los que quería enviar Obama); también es co-responsable de la invasión yankee y de la OTAN a Libia (en 2011), con el derrocamiento de Gaddafi de por medio y del apoyo a los llamados “rebeldes libios”. Donald Trump no, pues nunca ha formado parte de los círculos gobernantes; critica a la Clinton por su política de provocar cambios de regímenes en los países de Oriente Medio cuando fue Secretaria de Estado (2009 – 2013).
  • Hillary Clinton está implicada en la creación de grupos terroristas y genocidas como el Estado Islámico. En cambio, Donald Trump se declara enemigo de estos grupos y acusa a Hillary Clinton de tener responsabilidad en su creación.
  • Hillary Clinton, de llegar a la Casa Blanca, proseguirá la política imperialista de Obama tendiente al derrocamiento de Bashar Al-Asad en Siria; incluso promete ir más lejos: imponer (con la OTAN) una zona de exclusión aérea en ese país para contrarrestar a Rusia (violando, por tanto la soberanía de Siria), cuyas consecuencias serían la muerte de miles de sirios y hasta de una posible guerra con Rusia. Donald Trump, en cambio, propone la retirada de las fuerzas militares de EE.UU., e, incluso, colaborar con Siria, Rusia e Irán en el combate al Estado Islámico y a otros grupos terroristas.
  • Hillary Clinton, de llegar a la Casa Blanca, impulsará la ratificación de los tratados multilaterales de libre comercio e inversiones entre Estados Unidos y otros países, entre ellos del Tratado Trans-Pacífico de Asociación Económica (Trans-Pacific Partnership o TPP), que se ha negociado en secreto, que ha sido calificado de “Tratado de la Muerte” y contra el que se han hecho multitudinarias marchas en Chile, Perú y otros países (la próxima será este 12 de octubre). En cambio, Donald Trump promete que, de llegar a la Casa Blanca, no ratificará ninguno de esos tratados y retirará a su país de los acuerdos de libre comercio porque generarían más desempleo y destrucción de la industria norteamericana, como ha ocurrido con el tratado que EE.UU. tiene con México y Canadá (TLCAN o NAFTA); en vez de ello, propone concentrar sus esfuerzos en el re-impulso a la industria de su país y a la generación de empleo, para que Estados Unidos vuelva a ser una potencia industrial.

Como se ve, estos y otros planteamientos convierten a Donald Trump en una especie de candidato anti sistema en el mismísimo seno del Partido Republicano, cosa que ocurre por primera vez. Eso explica la desesperada búsqueda y difusión pública de antecedentes negativos en Trump, por parte de los círculos militares y dominantes, para disuadir a los electores a votar por él. Indudablemente, Hillary Clinton es la que representa fielmente en este momento a esos círculos y la garantía del sistema; por eso tiene el apoyo de los medios masivos de comunicación estadounidenses y de otros países capitalistas. Por eso, también, los gobiernos neo-liberales (como el del Perú), que forman parte del sistema de dominación mundial de las transnacionales y están a favor de los TLC, están en contra de Trump.

Por eso, si a pesar de la campaña en su contra, Trump llega a ganar las elecciones, no sería extraño que los grupos de poder en Estados Unidos organicen un plan para eliminarlo; podría amanecer muerto y decirse que sufrió un ataque cardíaco; o, aprovechando que ya va atacando públicamente varias veces al Estado Islámico, hacer aparecer un atentado terrorista del que sería responsable un supuesto comando de aniquilamiento de esa organización. Sin embargo, para evitar tomar estas drásticas y complicadas alternativas, es posible que triunfen los intentos dentro del Partido Republicano para deshacerse de su candidatura, obligándolo a renunciar, o aplicándole alguna cláusula de los estatutos partidarios, aduciendo impedimento o incapacidad moral.

No se deje engañar por lo que dicen los medios masivos de comunicación. Para conocer sin deformaciones los planteamientos políticos de Trump y las acusaciones a Obama y Clinton, mire de principio a fin el vídeo adjunto, que contiene gran parte de su discurso cuando aceptó la nominación a la presidencia, en la Convención del Partido Republicano, el 21 de julio del año en curso. Fue colgado en YouTube el 1 de agosto por Despierta, con el título de “Discurso anti-Illuminati de Donald Trump”.

Escrito por Wilder A. Sánchez Sánchez

Fuente: http://www.hispantv.com/noticias/opinion/301099/matar-donald-trump-elecciones-hillary-clinton


La Sociedad Europea de Física publica un estudio donde explican que el 11S fue una demolición controlada

La European Physical Society es una organización sin ánimo de lucro cuyo propósito es promover la física y la labor de los físicos en Europa. Fue creada en 1968 y entre sus miembros se incluyen las sociedades nacionales de física de 41 países, y unos 3200 miembros individuales. Esta asociación científica acaba de publicar en su revista, European Physics News, un artículo firmado por un grupo de científicos, ingenieros y arquitectos -Steven Jones, Robert Korol, Anthony Szamboti y Ted Walter-, donde se asegura que el derrumbe de los tres edificios del World Trade Center en los atentados del 11S fue un caso de demolición controlada.

El artículo de estos científicos señala que en agosto de 2002, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST), una institución del gobierno de EEUU, inició lo que se convertiría en una investigación de seis años sobre el derrumbe el 11 de Septiembre de 2001 de las dos Torres Gemelas o World Trade Center (WTC) y el menos conocido colapso del Edificio 7 del WTC, que no fue alcanzado por ningún avión.

El NIST condujo las investigaciones en base a una premisa: que las caídas de las Torres Gemelas y del WTC 7 eran los únicos casos conocidos de total colapso estructural de rascacielos a causa del fuego. Ciertamente, nunca antes del 11-S se había producido un colapso total de un rascacielos con estructura de acero, con la excepción del terremoto de México de 1985, que produjo la caída de un edificio de edificio de 21 plantas, aunque los defectos en su construcción explican probablemente tal caída.

Los expertos norteamericanos del NIST señalaron tras varios años de investigación y de posponer sus conclusiones que el fuego causado por la explosión del combustible de los aviones había provocado el colapso de los edificios. Sin embargo, quince años después del evento, un creciente número de físicos, arquitectos e ingenieros rechazan esta explicación.

En primer lugar los edificios con una estructura de acero han soportado grandes incendios sin caer por cuatro principales razones:

1) Los incendios no generan temperaturas lo bastante elevadas como para calentar las grandes estructuras hasta el punto de hacerlas colapsar, además de no durar lo suficiente para ello. Según los datos, en el caso del WTC, el factor de seguridad era de 3 o mayor, lo que requeriría un calor de 660ºC al menos para provocar el derrumbe.

2) La mayor parte de los rascacielos tienen sistemas de supresión de incendios como rociadores de agua, que impiden a aquellos liberar la suficiente energía como para calentar el acero hasta un punto crítico.

3) Las partes estructurales están protegidas por materiales resistentes al fuego, que están diseñados para impedir a éste alcanzar temperaturas lo suficientemente altas para producir un colapso.

4) Los rascacielos con estructura de acero son sistemas altamente resistentes. De este modo, si se produce un fallo localizado, esto no lleva al colapso de toda la estructura. A lo largo de la historia, se conocen tres rascacielos que sufrieron colapsos parciales debido a incendios, pero ninguno de ellos llevó a un colapso total del edificio. Otro número incontable de rascacielos han sufrido incendios enormes y de larga duración sin sufrir siquiera colapsos parciales. Los grandes edificios están también preparados para resistir terremotos y huracanes. El acero es tanto fuerte y resistente como dúctil y esto le permite, a diferencia del cemento, resistir las grandes presiones.

Las Torres Gemelas habían sido diseñadas específicamente para resistir el impacto de un gran avión de pasajeros, como explicó el principal ingeniero de su estructura, John Skilling, en una entrevista con el Seattle Times tras el atentado con bomba contra el WTC en 1993. “Nuestros análisis indicaron que el principal problema sería que todo el combustible del avión entraría en el edificio y se produciría así un horrendo incendio. Mucha gente moriría”, dijo. “Sin embargo, la estructura del edificio continuaría allí”. Por contra, las Torres Gemelas sufrieron un total colapso, y no una de ellas, sino las dos y con muy poco tiempo de diferencia.

Skilling afirmó que el único mecanismo que podría derribar las Torres Gemelas era una explosión interna controlada. Estas explosiones cortarían las columnas de acero en una área lo suficientemente amplia como para causar el derrumbe del edificio. Esta técnica requiere la destrucción, en primer lugar, de las columnas centrales para hacer que el edificio se derrumbe hacia abajo y hacia su interior, un fenómeno llamado “implosión”.

El colapso del Edificio 7 del WTC -que no fue alcanzado por ningún avión- reviste un especial interés porque tiene todos los signos de una implosión. El edificio de 32 metros (8 pisos) se derrumbó totalmente en 2,25 segundos de caída libre. Él cayó de una forma simétrica. Su marco de acero se destruyó casi totalmente y se depositó en la base del edificio. El NIST concluyó, sin embargo, que el colapso fue causado por incendios. El NIST ignoró todas las evidencias que refutaban sus conclusiones, ya determinadas de antemano. Ellos negaron también la caída libre del edificio. Sólo después de ser desafiados por físicos como David Chandler y Steven Jones, que midieron la caída en vídeo, el NIST reconoció que se había producido una caída libre en 2,25 segundos.

En lo que se refiere a las Torres Gemelas, numerosos científicos preguntaron al NIST cuál era la causa de que, según su teoría, las partes bajas de los edificios no hubieran frenado o ralentizado la caída de las superiores, donde se había producido el incendio que, según el NIST, había producido el colapso. Su respuesta fue que era “incapaz de proporcionar una explicación plena sobre el colapso total de los dos edificios”. Sus computadores no fueron capaces de replicar una caída igual en base a los datos de la teoría del NIST.

El NIST afirmó que la presencia bien documentada de metal derretido de color naranja que se ve saliendo de las torres en los siete minutos antes de su colapso era aluminio del avión combinado con material orgánico, pero, sin embargo, los experimentos han demostrado que el metal derretido naranja emana de una “reacción de termita” que se utiliza para debilitar una estructura antes de una voladura.

Aquí el estudio: http://www.europhysicsnews.org/articles/epn/pdf/2016/04/epn2016474p21.pdf

Fuente: http://www.yometiroalmonte.es/2016/09/27/sociedad-europea-fisica-publica-estudio-explican-11s-demolicion-controlada/