Falsa bandera mediática la que se avecina: La OTAN prepara la mayor operación de intoxicación de la Historia

por Thierry Meyssan

Países miembros de la OTAN y del Consejo de Seguridad del Golfo (CCG) están preparando un golpe de Estado y un genocidio sectario en Siria. Si usted desea oponerse a esos crímenes, actúe de inmediato. Haga circular este artículo a través de Internet y póngase en contacto con sus representantes democráticamente electos.

Red Voltaire | Damasco (Siria) | 12 de junio de 2012

+
JPEG - 140.8 KB

Dentro de varios días, quizás a partir del mediodía del viernes 15 de junio, los sirios que traten de ver los canales nacionales sólo captarán en sus televisores otros canales creados por la CIA. Imágenes filmadas en estudio mostrarán masacres imputadas al gobierno, manifestaciones populares, ministros y generales dimitiendo, al presidente al-Assad dándose a la fuga, a los rebeldes reuniéndose en pleno centro de las grandes ciudades así como la llegada de un nuevo gobierno al palacio presidencial.

El objetivo de esa operación, dirigida directamente desde Washington por Ben Rhodes, consejero adjunto de seguridad nacional de Estados Unidos, es desmoralizar a los sirios y permitir así un golpe de Estado. La OTAN, luego de haberse estrellado contra el doble veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, lograría así conquistar Siria sin tener que atacarla ilegalmente. Sea cual sea la opinión de cada cual sobre lo que está sucediendo en Siria, Lo cierto es que un golpe de Estado pondría fin a toda esperanza de democratización.

De forma totalmente oficial, la Liga Árabe ha solicitado a los operadores de los satélites Arabsat y Nilesat que pongan fin a la retransmisión de los medios sirios, tanto públicos como privados (Syria TV, Al-Ekbariya, Ad-Dounia, Cham TV, etc.). Ya existe un precedente dado que la Liga Árabe impuso anteriormente la censura contra la televisión libia para impedir que los dirigentes de la Yamahiria pudieran comunicarse con su propio pueblo. No existe en Siria ninguna red hertziana en que los canales de televisión se capten exclusivamente vía satélite. Pero este corte no dejará las pantallas en blanco.

En efecto, esta decisión sólo es la parte visible del iceberg. Según nuestras informaciones, varias reuniones internacionales han tenido lugar esta semana para coordinar la operación de intoxicación. Las dos primeras reuniones, de naturaleza técnica, se desarrollaron en Doha (Qatar). La tercera, de carácter político, tuvo lugar en Riad, (Arabia Saudita).

En la primera reunión participaron los oficiales de guerra sicológica «incrustados» en varias televisiones satelitales, como Al-Arabiya, Al-Jazeera, BBC, CNN, Fox, France24, Future TV y MTV –ya es sabido que desde 1998 oficiales de la United States Army’s Psychological Operations Unit (PSYOP) han sido incorporados a la redacción de la CNN, práctica que la OTAN extendió después a otras estaciones televisivas de importancia estratégica. Estos oficiales redactaron de antemano una serie de noticias falsas, en función de una historia falsa concebida por el equipo de Ben Rhodes, en la Casa Blanca. Se estableció un procedimiento de validación recíproca en el que cada medio debe citar las mentiras de los demás para darles credibilidad a los ojos de los telespectadores. Los participantes decidieron además no limitarse a requisicionar únicamente los canales de la CIA para Siria y el Líbano (Barada, Future TV, MTV, Orient News, Syria Chaab, Syria Alghad), sino también unos 40 canales religiosos wahabitas que exhortarán a desatar masacres confesionales bajo la consigna «¡Los cristianos a Beirut, los alauitas a la tumba!»

En la segunda reunión participaron ingenieros y realizadores encargados de planificar la fabricación de imágenes de ficción, en las que se mezclan secuencias rodadas en estudios a cielo abierto con imágenes generadas por computadora. En estas últimas semanas se han montado, en Arabia Saudita, varios estudios que imitan los dos palacios presidenciales sirios y las principales plazas de Damasco, de Alepo y de Homs. Ya existían ese tipo de estudios en Doha, pero resultaban insuficientes dada la envergadura de la operación planteada.

En la tercera reunión participaron el general James B. Smith, embajador de Estados Unidos; un representante del Reino Unido y el príncipe saudita Bandar Bin Sultan, el mismo a quien el presidente George Bush padre designaba como su hijo adoptivo, al extremo que la prensa estadounidense comenzó a llamarlo «Bandar Bush». El objetivo de esta reunión fue coordinar la acción de los medios con la acción del «Ejército Sirio Libre», conformado esencialmente con los mercenarios a sueldo del príncipe Bandar.

La operación ya venía gestándose desde hace meses, pero el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos decidió acelerarla después de que el presidente ruso Vladimir Putin notificó a la Casa Blanca que Rusia se opondrá por la fuerza a todo intento ilegal de intervención de la OTAN contra Siria.

Esta operación comprende dos etapas simultáneas: por un lado, inundar los medios de noticias falsas, y por el otro, censurar o bloquear toda posibilidad de respuesta.

El hecho de prohibir las televisiones satelitales para desencadenar y dirigir una guerra no es nada nuevo. Bajo la presión de Israel, Estados Unidos y la Unión Europea han prohibido sucesivamente canales de televisión libaneses, palestinos, iraquíes, libios et iraníes. Ningún tipo de censura se ha impuesto contra canales vía satélite provenientes de otras regiones del mundo.

La difusión de noticias falsas tampoco es nada nuevo. Cuatro pasos significativos en el arte de la propaganda se han dado por vez primera durante el último decenio.
- En 1994, una estación de música pop, la Radio Libre de Mille Collines (RTML) dio la señal que desencadenó el genocidio ruandés al exhortar a «¡Matar a las cucarachas!».
- En 2001, la OTAN utilizó los medios de prensa para imponer una interpretación de los atentados del 11 de septiembre y justificar los ataques contra Afganistán e Irak. Ya en aquella época fue Ben Rhodes el encargado de redactar, por orden de la administración Bush, el informe de la Comisión Kean Hamilton sobre los atentados.
- En 2002, la CIA utilizó 5 canales (Televen, Globovisión, Meridiano, ValeTV y CMT, para hacer creer que enormes manifestaciones habían obligado al presidente democráticamente electo de Venezuela, Hugo Chávez, a renunciar a su cargo, cuando en realidad estaba siendo víctima de un golpe de Estado militar.
- En 2011, France24 desempeñaba de facto el papel de ministerio de Información de Consejo Nacional Libio, al que incluso estaba vinculada por contrato. Durante la batalla de Trípoli, la OTAN hizo filmar en estudio y difundir a través de Al-Jazeera y de Al-Arabiya imágenes que mostraban a los rebeldes libios entrando en la plaza principal de la capital cuando en realidad se encontraban aún lejos de la ciudad, de manera que los habitantes, convencidos de que la guerra estaba perdida, cesaron toda resistencia.

Los medios de prensa ya no se conforman con apoyar la guerra. Ahora hacen la guerra.

Este dispositivo viola los principios básicos del derecho internacional, empezando por el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que estipula el derecho a «recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Y lo más importante es que viola las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, adoptadas al término de la Segunda Guerra Mundial para prevenir las guerras. Las resoluciones 110, 381 y 819 prohíben «los obstáculos al libre intercambio de informaciones e ideas» (en este caso, el bloqueo de los canales sirios) y «la propaganda tendiente a provocar o estimular cualquier tipo de amenaza contra la paz, de ruptura de la paz o todo acto de agresión». A la luz del derecho, la propaganda a favor de la guerra es un crimen contra la paz. Es incluso el más grave de los crímenes, ya que hace posibles los crímenes de guerra y el genocidio.

erry Meyssan

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: La gran impostura II. Manipulación y desinformación en los medios de comunicación (Monte Ávila Editores, 2008).

Siria en Boston

Siria en Boston
«Ante nuestros ojos»

Siria vista desde Rusia

Siria vista desde Rusia
«Ante nuestros ojos»

Red Voltaire
Voltaire, edición Internacional

Fuente
Komsomolskaïa Pravda

Los misterios del Maratón de Boston por Thierry Meyssan

Dos semanas después de los atentados de Boston, las autoridades estadounidenses siguen destilando uno a uno los indicios que dicen haber ido encontrando. Todo gira alrededor del origen checheno de los «culpables» y de las conclusiones que habría que sacar de ese factor. Mientras tanto, los internautas y la prensa rusa han sacado a la luz una historia diferente, en la que el «culpable» principal es un agente de la CIA.

Red Voltaire | Damasco (Siria) | 28 de abril de 2013

+
JPEG - 34.6 KB

Dos semanas después del atentado de Boston, perpetrado el 15 de abril de 2013 a las 14 horas 49 minutos, las autoridades estadounidenses atribuyen la responsabilidad de ese hecho a los hermanos Tamerlán y Dzhokar Tsarnaev. Dicen haber matado a Tamerlán, el mayor de los dos, y haber arrestado a su hermano menor y cómplice. Este último, de sólo 19 años, está supuestamente hospitalizado y debido a sus heridas parece que sólo puede expresarse por movimientos de la cabeza. Así todo, se nos dice que ya reconoció los hechos que se le imputan a él y a su hermano mayor.

Nada se ha aclarado sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Tamerlán y, posteriormente, la captura de Dzhokhar. Parece que los hermanos se vieron afectados por el «síndrome de Oswald», que los llevó a destacarse de la muchedumbre anónima asesinando, sin razón ni testigos, a un policía de la universidad. Después se apoderaron de un Mercedes y retuvieron a su anónimo chofer, al que obligaron a retirar 800 dólares en un cajero automático. Y fue al parecer esa persona quien indicó a la policía que los dos hermanos habían dicho en su presencia que eran ellos los autores del doble atentado contra el Maratón de Boston.

Hasta este momento, la prensa no ha podido ver al sospechoso ni oír al testigo y no ha hecho más que repetir las declaraciones de los padres y de los amigos de los dos hermanos, todos tremendamente asombrados de verlos implicados en ese asunto.

De todas maneras, la jueza Marianne B. Bowler inculpó a Dzhokhar por «uso de armas de destrucción masiva», en este caso ollas de presión (también conocidas como ollas exprés) llenas de pólvora y clavos. Es la primera vez que se aplica la noción de «arma de destrucción masiva» a un artículo doméstico de uso corriente.

Por su parte, el líder demócrata de la Comisión de la Cámara de Representantes que se ocupa de los servicios de inteligencia, Dutch Ruppersberger, afirmó a la salida de una reunión a puertas cerradas con varios responsables de 3 de esas agencias que los hermanos Tsarnaev habían utilizado un control remoto de juguete para desencadenar las explosiones de sus dos bombas. El congresista ve en ese detalle la confirmación de que los sospechosos aprendieron a fabricar las bombas leyendo Inspire, la publicación electrónica firmada por «al-Qaeda en la península arábiga». Sin embargo, aunque el número 1 de esa publicación –fechado en el «verano de 2010»– explica detalladamente cómo hacer una bomba con una olla de presión, lo cierto es que no aparece allí absolutamente nada sobre la utilización de un control remoto de juguete para detonar un explosivo instalado dentro de una olla de presión cerrada.

Todo ese ruido mediático gira alrededor de una sola conclusión: los hermanos Tsarnaev eran chechenos, lo cual pone a Rusia en el centro del debate. El presidente Vladimir Putin evitó discretamente las preguntas sobre el tema, en el marco de una larga sesión de respuestas al pueblo en la que participó el pasado jueves. ¿Terroristas chechenos? También los hay en Siria, donde acaban de secuestrar a dos obispos ortodoxos. Y también puede haberlos en Sochi, cuando se celebren allí los próximos Juegos Olímpicos. Es interés de Rusia fortalecer la cooperación antiterrorista con Estados Unidos, sobre todo si tiene verdaderamente intenciones de desplegar tropas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) en Siria.

Mientras tanto, los internautas se dividen entre los que siguen la hipótesis del FBI y los que la cuestionan. Dos grandes objeciones circulan actualmente a través de Internet.

JPEG - 35.4 KB
¿«Jeff Bauman» es Nick Vogt?

La primera acusa a los servicios de seguridad de haber montado la puesta en escena de personajes cargados de historias y emociones. Imágenes extraídas de un video muestran a dos personas que parecen trabajar sobre el cuerpo de Jeff Bauman, un hombre que asistía al Maratón de Boston y que al parecer perdió las dos piernas en una de las explosiones. Se afirma que esta persona es en realidad el teniente del ejército estadounidense Nick Vogt, quien perdió las piernas en Kandahar en noviembre de 2011. Y resulta en realidad sorprendente observar que, en las fotos del 15 de abril, se ve a «Jeff Bauman» con la cabeza erguida todo el tiempo, que no se aprecian huellas de hemorragia a pesar de que lo transportan en una silla de ruedas y también que –como puede apreciarse en la foto– el torniquete que se ve en lo que queda de su pierna derecha no está fuertemente apretado. Estos detalles cobran aún más importancia cuando se sabe que el testimonio de «Jeff Bauman» permitió identificar a los sospechosos (conferencia de prensa del 18 de abril de 2013 a las 17 horas y 20 minutos).

JPEG - 20.5 KB
Mercenarios de Craft International en el lugar de la explosión.

La segunda objeción tiene que ver con la presencia en lugar de los hechos –antes y durante las explosiones– de un equipo de seguridad, probablemente del ejército privado Craft International, cuyos miembros parecen llevar mochilas similares a la que mostró el FBI afirmando que había contenido una de las ollas-bomba.

Pero no es eso lo más sorprendente. Ahora resulta que un ejercicio antibomba tuvo lugar en Boston, sólo 2 horas antes del drama y en el preciso lugar donde explotaron las verdaderas bombas. Sin embargo, cuando un periodista mencionó el hecho en la conferencia de prensa del FBI, el agente especial Richard Deslauriers se negó a responder y pidió que le preguntaran otra cosa.

JPEG - 33.5 KB
Izvestia: «Tamerlán Tsarnaev reclutado por una Fundación georgiana. Uno de los responsables del atentado terrorista de Boston estudió en un seminario organizado por los estadounidenses con los servicios especiales georgianos»

Para terminar, según la edición del 24 de abril del cotidiano ruso Izvestia, Tamerlán Tsarnaev participó –en la Georgia ex soviética– en un seminario del Fondo para el Cáucaso, asociación pantalla de la Jamestown Foundation, creada por la CIA. El joven checheno siguió allí un entrenamiento para «aumentar la inestabilidad en Rusia» [1]. En una nota de protesta, el Fondo del Cáucaso desmiente y afirma que se trata de otra organización identificada con el mismo nombre [2].

Es demasiado pronto aún para sacar conclusiones sobre lo que realmente sucedió en Boston. Pero ya hay algo seguro: la versión de la policía es falsa.

Fuente
Al-Watan (Siria)