Guerras provocadas

Archivo para septiembre, 2010

6 años del autoatentado del 11-M

Han pasado 2190 días del atentado más grave de Europa y los mass media, el Gobierno, los partidos políticos, la UE y la ONU siguen sin aclarar NADA sobre lo ocurrido realmente aquella fecha… He aquí las claves para entender qué sigue atascando el proceso de esclarecimiento de la verdad, por Luis del Pino. Esto demuestra que el 11-M es mucho más que un ‘atentado islamista de castigo’ a un gobierno. El 11-M es la secuela del 11-S y el 7-J.

1. ¿En qué estado se encuentran, oficialmente, las investigaciones del 11-M?

Se ha celebrado un primer juicio en la Audiencia Nacional, cuya sentencia fue posteriormente revisada por el Supremo. En teoría, las investigaciones siguen abiertas en la Audiencia Nacional, pero en la práctica no se está haciendo nada. De hecho, las solicitudes de investigación que las víctimas del atentado han presentado en la Audiencia Nacional han sido sistemáticamente ignoradas.

2. ¿Hay algún otro tipo de investigación abierta?

Sí. La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, que agrupa a más de 600 víctimas de la masacre, presentó una querella contra el que fuera jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, y su jefa de laboratorio, acusándoles de manipulación de pruebas y falso testimonio. La querella fue aceptada por un juzgado ordinario y ambos mandos policiales se encuentran procesados por ese motivo. A través de esa vía, las víctimas del 11-M han podido conseguir que les entreguen, por ejemplo, los vídeos de la pericial de explosivos y solicitar otras diligencias.

3. ¿Cuántas personas han sido condenadas por el 11-M?

A lo largo de la instrucción del sumario, fueron detenidas 116 personas, pero sólo 29 fueron finalmente acusadas. En el juicio de la Audiencia Nacional, finalmente, sólo se condenó a 3 personas por su relación con el 11-M. Es decir, sólo tres personas tendrán que indemnizar a las víctimas del atentado. Esos tres condenados son los marroquíes Jamal Zougham y Otman El Gnaoui y el español Emilio Suárez Trashorras. A Jamal Zougham se lo condenó como autor material (es decir, por poner una de las bombas), mientras que a los otros dos se los condenó por participar en el suministro de la dinamita Goma2-ECO que, según la versión oficial, se utilizó para confeccionar las bombas.

4. ¿Tenemos pruebas sólidas de la participación de esos tres condenados en el 11-M?

No. A Jamal Zougham lo identificaron en los trenes hasta ocho testigos distintos. Si todos ellos hubieran dicho la verdad, ese marroquí tendría que haber estado a la vez en los cuatro trenes que explotaron el 11-M, cosa que es imposible. En consecuencia, el tribunal desestimó varios testimonios y se quedó con sólo tres, que presentan, de todos modos, contradicciones insalvables. Además, hemos sabido posteriormente que la Policía ocultó datos que demostraban que la noche anterior al atentado Jamal Zougham no estaba montando ninguna bomba, sino haciendo deporte en un gimnasio de la Plaza Elíptica.

En cuanto a los otros dos condenados, aumentan día a día las evidencias de que en la masacre no se utilizó Goma2-ECO, con lo cual las acusaciones contra ambos (basadas en que traficaban con Goma2-ECO) quedarían sin contenido.

5. ¿Entonces no sabemos quién puso las bombas?

No. Como estallaron doce artefactos explosivos, tuvo que haber al menos doce colocadores de bombas. La Audiencia Nacional dictaminó que los que colocaron las bombas fueron Jamal Zougham y los siete muertos de Leganés, lo que nos dejaría a falta de cuatro colocadores. Pero el Tribunal Supremo le enmendó la plana a la Audiencia Nacional, dictaminando que no se podía afirmar que los muertos de Leganés hubieran puesto ninguna bomba, con lo que la versión oficial se quedó con un único “autor material”. Para colmo, y como ya hemos visto, las pruebas existentes contra ese único autor material no tienen ninguna solidez.

6. ¿Se sabe qué explosivo estalló en los trenes?

No. La instrucción del sumario acabó sin que se hubieran aportado a la causa los informes originales de análisis de los explosivos. El juez Gómez Bermúdez ordenó realizar una nueva prueba pericial durante el juicio, pero esa prueba acabó en un auténtico fiasco. Recientemente, el periódico El Mundo y Veo7 han desvelado las pruebas videográficas de que los peritos designados por el Ministerio del Interior para la realización de esas pruebas mintieron durante el juicio.

7. ¿Cómo es posible que no se realizaran análisis adecuados del explosivo inmediatamente después del atentado?

Pues porque el 11-M, contraviniendo todos los protocolos (como ha quedado acreditado durante el propio juicio), las muestras recogidas por los Tedax no se enviaron al laboratorio de la Policía Científica. En lugar de ello, las muestras fueron analizadas por los propios Tedax en un laboratorio carente de medios técnicos adecuados. Para colmo, ni siquiera se aportaron al sumario esos análisis originales realizados por los Tedax.

8. ¿Y no se podrían realizar nuevos análisis con las muestras que en su día se recogieran?

Es que ni siquiera se han conservado (al menos oficialmente) las muestras recogidas. No se adjuntaron al sumario las actas de las muestras que se recogieron en cada foco de explosión y no se sabe qué sucedió con esas muestras. Y los propios trenes atacados fueron comenzados a desguazar 48 horas después de la masacre, en lugar de conservarlos como manda la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Desaparecieron toneladas de restos de los trenes. De alguno de los focos de explosión, los centenares de kilos de muestras recogidas quedaron reducidos a un único clavo, que fue lo que se aportó para la prueba pericial del juicio. De otros focos de explosión, ni siquiera quedó un clavo.

9. ¿Cómo es posible que se destruyeran los trenes?

No se sabe. Aunque no hace falta ser muy mal pensado para deducir que aquella destrucción fue deliberada.

10. ¿Quién dio la orden de destruir los trenes?

Tampoco se sabe. Nadie se atrevió a dejar constancia escrita de la orden de destrucción. Pero lo que sí existe es una orden del juez Del Olmo autorizando que se destruyeran todos los efectos no reclamados por las víctimas, efectos que hubieran permitido hacer ulteriores análisis. Aquellos efectos de las víctimas del 11-M fueron quemados en el vertedero de Valdemingómez.

11. ¿Los trenes se conservan en otros casos?

Se conservan siempre, porque así lo marca la Ley. En el accidente del metro de Valencia, por ejemplo, el tren se conservó durante años bajo una lona, para que las compañías de seguros pudieran realizar cuantas peritaciones desearan.

12. Si se destruyeron los escenarios del crimen, ¿cómo se pudo realizar ninguna investigación?

Pues porque, al mismo tiempo que se destruían los trenes, comenzaron a aparecer pruebas fuera de los trenes (concretamente en dependencias policiales), lo que invita a sospechar que se produjo no sólo una destrucción deliberada de pruebas, sino una sustitución de las pruebas originales por otras.

13. ¿Con qué pruebas se construyó entonces la versión oficial?

Con los objetos encontrados en una furgoneta que apareció en Alcalá de Henares y con una mochila-bomba que apareció sin estallar 18 horas después de la masacre. La furgoneta de Alcalá fue inspeccionada en la mañana del 11-M por dos perros distintos, sin que detectaran ningún rastro de explosivo. Sin embargo, al ser llevada a dependencias policiales, apareció en la furgoneta un resto de dinamita Goma2-ECO. La mochila-bomba apareció también en dependencias policiales, concretamente en la comisaría de Puente de Vallecas. Es decir, las dos pruebas fundamentales del caso no aparecieron en los escenarios del crimen, sino en sendas comisarías, sin que exista ninguna evidencia de que procedían de los trenes o estaban relacionadas con lo que estalló en los trenes.

14. ¿Por qué sabemos que la furgoneta de Alcalá es una prueba falsa?

Pues porque el resto de dinamita que apareció dentro de ella al llevarla a comisaría no había sido detectado por los perros entrenados en detección de explosivos cuando la inspeccionaron horas antes. Y porque las investigaciones periodísticas han demostrado que se falsificó la hora oficial de entrada de esa furgoneta en el complejo policial de Canillas, de modo que la furgoneta estuvo una hora “desaparecida” a efectos oficiales, tiempo suficiente para colocar en su interior cualquier cosa.

15. ¿Por qué sabemos que la mochila-bomba de Vallecas es falsa?

Por múltiples motivos. Entre otros:  (1) Porque no apareció en ningún tren, sino en una comisaría, sin que nadie la haya visto durante el trayecto desde las estaciones.(2) Porque se trata de una bomba que estaba preparada para no explotar, ya que tenía dos cables sueltos y utilizaba como iniciador un modelo de teléfono móvil que no daba ni la mitad de la corriente que necesita para estallar el modelo concreto de detonador utilizado. (3) Porque en esa mochila había clavos y tornillos como metralla, y en ninguna de las autopsias de las 193 víctimas mortales del 11-M aparecieron clavos ni tornillos, así que es imposible que los artefactos de los trenes fueran como la mochila de Vallecas.

16. ¿Entonces qué pruebas nos quedan de que la versión oficial es cierta?

Ninguna.

17. Si el 11-M no fue un atentado islamista, ¿cómo se explica que siete magrebíes se suicidaran en Leganés?

Es que no está demostrado que en Leganés se suicidara nadie. Para empezar, nadie hizo la autopsia a los cadáveres recogidos en Leganés, a pesar de que la Ley obliga a hacer esas autopsias. En segundo lugar, ni siquiera está clara la identidad de los cadáveres que aparecieron en ese piso. En tercer lugar, las investigaciones periodísticas han demostrado que alguien (no se sabe quién) se tomó muchas molestias en tratar de “demostrar” que en Leganés hubo un suicidio. Así, por ejemplo, alguien hizo una serie de supuestas “llamadas de despedida” de esos suicidas, pero uno de los teléfonos utilizados para hacer esas llamadas seguía operativo un mes después de estallar aquel piso. Asimismo, alguien elaboró un supuesto “testamento” de uno de esos “suicidas”, pero la firma de ese documento está burdamente falsificada.

18. ¿Pero no nos dijeron que los habitantes de ese piso entablaron un tiroteo con la Policía?

Sí, eso dijeron. La versión oficial afirma que los ocupantes de aquel piso dispararon con subfusiles a los policías que rodeaban el piso durante muchos minutos. Sin embargo, en el piso sólo se encontraron cinco casquillos de bala, ninguno de ellos de subfusil.

19. ¿Existe algún tipo de corroboración judicial a todas estas dudas sobre la masacre?

Sí. La propia Audiencia Nacional tuvo que eliminar otra de las pruebas fundamentales del caso (un coche de la marca Skoda Fabia que apareció en Alcalá de Henares tres meses después del atentado, cargado con más pruebas que apuntaban a los “islamistas”) después de que las investigaciones periodísticas de El Mundo y Libertad Digital pusieran de manifiesto que se trataba de una prueba falsificada.

Asimismo, después de que el comisario de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, interpusiera una demanda contra varios periodistas del periódico El Mundo, un juzgado de Madrid dictaminó que las informaciones de este diario habían sido rigurosas y veraces. Finalmente, el propio hecho de que sólo 3 de los 116 detenidos por la masacre hayan sido condenados demuestra que la mayor parte de la instrucción del sumario (por no decir su totalidad) es un auténtico bluf.

20. Entonces, si no fue Al Qaeda, ¿fue ETA la que atentó el 11-M?

No existe tampoco ninguna prueba de que fuera ETA. Y, de hecho, existen otras alternativas mucho más verosímiles, como la de que el 11-M fuera una operación de servicios de inteligencia nacionales o extranjeros. Ni ETA ni Al Qaeda pudieron llevar a cabo las falsificaciones de pruebas que las investigaciones periodísticas han demostrado. Por ejemplo, ni ETA ni Al Qaeda depositaron en Alcalá de Henares el coche Skoda Fabia que apareció tres meses después del atentado. Tampoco ETA o Al Qaeda pudieron hacer aparecer pruebas falsas en dependencias policiales ni simular las falsas llamadas de despedida de los falsos suicidas de Leganés.

21. ¿Por qué ningún partido político hace nada porque se investigue la masacre?

Ése es, precisamente, el indicio más sólido de que el 11-M no lo cometieron ni ETA, ni Al Qaeda. Si hubiera sido realmente un atentado de Al Qaeda, el PSOE no habría perdido ninguna oportunidad de restregarle el atentado al PP de manera continua a lo largo de estos seis años. Y si hubiera sido ETA, es el PP el que habría hecho lo posible por abanderar las investigaciones.

Sin embargo, ambos partidos han hecho todo lo posible por evitar que se hable del 11-M o se remueva el 11-M. Lo que apunta a que lo que se está intentando encubrir con la insostenible versión oficial es algo de mucho más calado que un simple atentado terrorista.

Sólo nos queda encender una vela por el alma de las víctimas… y seguir investigando la verdad, y corriendo la voz.

http://www.libertaddigital.com/nacional/seis-anos-despues-que-sabemos-del-11-m-1276386930/

Anuncios

“El Fin, Siempre Justifica los Medios”, Operaciones de Bandera Falsa

“El Fin, Justifica los Medios”,

Supongo que éste debe de ser el argumento que deben de repetir hasta el infinito los estrategas geopolíticos americanos para justificarse moralmente ante los suyos cada vez que que emprenden una operación de bandera falsa.

-No está redactado por mí, lo he sacado de varios retales de la red.

El hundimiento del Maine

Los EE.UU, jamás han dudado en organizar operaciones de bandera falsa para beneficio propio. En 1898 el acorazado Maine, con bandera estadounidense, se encontraba fondeado en la bahía de la Habana, en aquel entonces territorio español. Una explosión nocturna, causó 266 muertos y el consiguiente hundimiento del buque.  Las autoridades estadounidense no dudaron en achacar la autoría del ataque a España,hundimiento del Mainehaciendo caso omiso al Capitán Sigsbee quien dudó en todo momento de la responsabilidad española. Ésto desencadenó la guerra contra España y al grito de “Recordad al Maine”, los americanos les arrebataron las Filipinas anexionando de paso, las islas Hawai. En 1975, una investigación llevada a cabo por el Almirante Hyman Rickover examinó los datos recuperados en 1911 de la investigación de los restos del naufragio, concluyendo que no existía fundamento alguno para haber implicado a España en los hechos.

Des de aquel entonces, tenemos constancia de múltiples operaciones de bandera falsa perpetradas por EU y otros países.

El incidente de Gleiwitz

El ataque a la Estacion de radio alemana de Gleiwitz fue un ataque preparado y ejecutado en agosto 31 del 1939 como parte de las acciones de la Operacion Himmler, un proyecto Nazi creado para aparentar la agresion Polaca en contra de Alemania,l lo que se usó como justificación para invadir Polonia. Ésto, junto a la Operación Himmler, movilizó a la población alemana para el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Mucho de lo conocido acerca del ataque en Gleiwitz proviene del testimonio jurado del SS-Sturmbannführer Alfred Naujocks en los Juicios deNuremberg donde de acuerdo con su testimonio el ataque fue organizado por el mismo bajo estrictas ordenes de Reinhard Heydrich y Heinruch Muller,chief de la Gestapo.

Pearl Harbor

Roosevelt necesitaba un enemigo, si Norteamérica no deseaba atacar a ese enemigo de buenas ganas, entonces uno de ellos tendría que ser manipulado para que se alzara contra ellos, tal como hizo Marcus Licinius Crassus manipulando a Espartaco para atacar Roma.
El primer paso fue el embargo de petróleo y acero a Japón, con argumentos más que dudosos. Ello obligó a Japón a considerar tomar la región rica en petróleo y minerales de Indonesia. Con las fuerzas militares europeas exhaustas por la guerra en Europa, los Estados Unidos eran el único poder en el Pacífico capaz de prevenir a los nipones de invadir las Indias Orientales holandesas, movilizando la flota del Pacífico, desde San Diego a Pearl Harbor, Hawai. Roosevelt hizo de un ataque preventivo sobre esa flota el primer paso obligatorio en cualquier plan japonés para extender su imperio en el “area sur de recursos”.
Roosevelt acorraló a Japón  tal como Crassus había acorralado a Espartaco. Japón necesitaba el petróleo. Ellos tenían que invadir Indonesia para conseguirlo y para hacerlo tendrían que quitar primero la amenaza de la flota americana en Pearl Harbor. Realmente allí jamás tuvieron otro camino.
Para encender la rabia en el pueblo americano tanto como fuese posible, Roosevelt necesitaba que un primer ataque abierto de Japón, debería ser tan sangriento como fuese posible, que se pareciera mucho al ataque furtivo que los japoneses le habían hecho a los rusos. De ese momento hasta el ataque a Pearl Harbor, Roosevelt y sus socios se aseguraron que los comandantes en Hawai, el General Short y el Almirante Kimmel, fueran mantenidos ignorantes de la situación de la flota japonesa y sus intenciones, luego se les acuso más tarde por el ataque. (El congreso los exoneró recientemente a ambos, a Short y a Kimmel restaurándoles sus rangos póstumamente).
¡El 29 de Noviembe el ministro de Relaciones exteriores Hull le mostró al reportero de United Press, Joe Leib un mensaje con la hora y lugar del ataque y el New York Times en su edición especial del 12/08/1941 sobre Pearl Harbor, página 13, informa que la hora y el lugar del ataque eran previamente conocidos! [Nota: ahora se sabe, además, en un nuevo hallazgo, que EEUU atacó y hundió un submarino japonés lo cual llevó a los japoneses a atacar la flota. ]
La repetida historia que la flota japonesa mantuvo silenciadas sus trasmisiones de radio en su navegación hacia Hawai fue una mentira. Entre otras intercepciones de radio que aún se guardan en los archivos, se encuentra el mensaje NO CODIFICADO POR LOSJAPONESES y enviado por el petrolero japonés “Shirya” que dice: “en ruta a la posición 30.00 N, 154.20 E. Expectativas para llegar a ese punto el 3 diciembre.” (cerca de Hawai)

Guerra de Vietnam

La Guerra de Vietnam, llamada también Segunda Guerra de Indochina, fue un conflicto bélico que enfrentó entre 1958 y 1975 a los estados de Vietnam del oeste, apoyados por el intervencionismo de la Doctrina Truman de los Estados Unidos, hasta su retirada en 1973, y Vietnam del suroeste, apoyado por el bloque comunista, en el contexto general de la guerra fría.
Las facciones en conflicto fueron, por un lado la República Democrática de Vietnam con el apoyo de movimientos guerrilleros norvietnamitas como el Viet Cong o Frente de Liberación Nacional (NLF, por sus siglas en inglés) y de suministros soviéticos y chinos. Por el otro lado, la República de Vietnam con el apoyo militar y logístico de los Estados Unidos.
Ante la contestación y división de la sociedad estadounidense, los acuerdos de paz de París en 1973 supusieron la retirada de las tropas estadounidenses y el cese de su intervención directa, pero no lograron poner fin al conflicto. Este prosiguió hasta que, en 1975, tras la toma de Saigón, se forzó la rendición incondicional de las tropas sudvietnamitas y la unificación del país, bajo el control del gobierno comunista de Vietnam del Norte, con el nombre de la República Socialista de Vietnam, el 2 de julio de 1976.
La guerra habría causado la muerte, según el gobierno de Hanói, de entre 2 y 5,7 millones de personas, la mayoría de ellas civiles, y graves daños medioambientales.
Para los EE.U.U., el conflicto resultó ser la confrontación más larga en la que se han visto envueltos. Surgió el sentimiento de derrota o “Síndrome de Vietnam” en muchos ciudadanos, lo que se vio reflejado en el mundo cultural y la industria cinematográfica, así como en un repliegue de la política exterior hasta la elección de Ronald Reagan en 1980.

El Presidente Lyndon Johnson queria una guerra en Vietnam. La necesitaba para ayudar a sus amigos que poseían compañías de armamento para mover un poco sus negocios. La necesitaba para conseguir que el Pentágono y CIA dejaran de intentar invadir a Cuba. Y por sobre todo el necesitaba una provocación para convencer al pueblo norteamericano que no había realmente “ninguna otra opción.”
El 5 de agosto de 1964, los periódicos de Norteamérica informaron de “ataques reiterados” contra destructores americanos que operaban en las aguas Vietnamitas, específicamente en el Golfo de Tonkin. La historia oficial fue que torpederas de Vietnam del Norte lanzaron un “ataque no provocado” contra el USS Maddox mientras se encontraba en “patrulla rutinaria”.
La verdad es que el USS Maddox estaba envuelto en una agresiva labor de inteligencia en coordinación con actuales ataques de Vietnam del Sur y la Fuerza Aérea de Laos contra blancos en Vietnam del Norte. La verdad es que no hubo ataque de torpederas vietnamitas contra el USS Maddox.
El capitán John J. Herrick, Comandante de la Fuerza de en el Golfo de Tonkin, envió un cable a Washington DC donde informaba que la alarma fue el resultado de un “sobre excitado” hombre a cargo del sonar, que entró en pánico al confundir el ruido de la hélice de su propio barco con un torpedo. Pero a pesar de contar con la información que la alarma era falsa, Lyndon Johnson hablo por los canales de TV esa noche, para dar a conocer el inicio de ataques aéreos contra Vietnam del Norte, “en venganza” por los ataques que nunca ocurrieron.

Guerra del Golfo Pérsico (1991)

George Bush padre, deseaba una guerra para detener ese flujo de petróleo y mantener así los precios (y las ganancias) de mayores caídas que las que tenía en ese instante. Pero tal como Roosevelt el necesitaba un primer movimiento del “otro lado”.
Irak había estado intentando adquirir una acceso mayor al Golfo Pérsico durante mucho tiempo y se sentía limitado, confinado a una tira estrecha de tierra a lo largo de la frontera norteña de Kuwait, lo cual ponía los intereses Iraquíes en una proximidad peligrosa con el hostil Iran. George Bush que había estado armando a Irak secretamente durante su guerra con Irán, hizo saber a Irak, vía April Glaspie (ver transcripción de la entrevista con Saddam Hussein en:
http://www.whatreallyhappened.com/ARTICLE5/april.html enviada de los EEUU, que Estados Unidos no intervendría si Saddam Hussein tomara una gran parte de Kuwait.
Saddam cayó en la trampa e invadió.
Claro, los norteamericanos no estaban a punto para enviar a sus hijos e hijas a que arriesgaran sus vidas por los productos de petróleo. ¡Así que George Bush montó la farsa, usando una empresa de relaciones pública que se ha enriquecido con el dinero de los contribuyentes, siendo los mentirosos más trabajadores y creativos! La empresa de relaciones públicas preparó un fraude monumental, en que la hija del Embajador Kuwaití en los Estados Unidos, fue presentada en TV pretendiendo ser una enfermera, que relataba una historia de horror en que las tropas Iraquíes saquearon las incubadoras de un hospital Kuwaití, dejando morir a los bebés prematuros en el frío suelo. Los medios de comunicación, parte del fraude desde su inicio, nunca se molestaron en preguntar por qué la “enfermera” no recogió simplemente los bebés y los envolvió en mantas o algo así.
Enfurecidos por la historia de las incubadoras, los norteamericanos apoyaron la “Tormenta de Desierto” la cual nunca removió a Saddam Hussein del poder pero que si logró sacar el petróleo de Kuwait fuera del mercado durante casi 2 años y limitó la exportación de petróleo Iraquí hasta el día de hoy.

La Guerra en Afganistán

La Guerra en Afganistán 2001 denominada por el mando estadounidense como “Operación Libertad Duradera” (originalmente “Operación Justicia Infinita”, nombre que fue modificado para evitar insinuaciones religiosas o mesiánicas ), se inició el 7 de octubre de 2001, después de que Estados Unidos acusara al régimen talibán Afgano de ocultar a Osama bin Laden, responsable directo de los atentados del 11 de septiembre. Estados Unidos y numerosos países aliados procedieron a invadir y ocupar el país alegando su tránsito de la teocracia hacia la democracia.

Atentado de las torres 11/9

El complejo industrial-militar es un concepto que se aplica a los intereses económicos y sociales aplicados al armamentismo y a una política militarista o imperialista. Su divulgación se realizó a partir de un discurso del presidente norteamericano Dwight Eisenhower al terminar su mandato (1961), aplicándolo a los grupos industriales (tanto soviéticos como norteamericanos) interesados en mantener la carrera de armamentos entre los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría.
Hay que comprender que el complejo industrial-militar necesita guerras para generar beneficios, por lo que si no las hay, hay que inventarlas. Acabada la guerra fría, Estados Unidos necesitaba un nuevo enemigo para seguir con su agenda imperialista y decidieron que este nuevo enemigo sería el “terrorismo islamista”.
El eje del mal
La expresión “Eje del mal” fue utilizada por el expresidente de los Estados Unidos George W. Bush en su discurso del Estado de la Unión el 29 de enero de 2002 para describir a los regímenes que apoyan, según él, el terrorismo. Los estados-nación que Bush mencionó en su discurso fueron Iraq, Irán, Corea del Norte, a los cuales posteriormente se agregaron Libia, Siria y Cuba.
Ésta es una traducción al castellano de un fragmento del discurso original:
[Nuestro objetivo] es prevenir que regímenes que apoyan al terror amenacen a [Estados Unidos] o a nuestros amigos y aliados con armas de destrucción masiva. Algunos de estos regímenes han estado bastante callados desde el 11 de septiembre. Pero conocemos su verdadera naturaleza. Corea del Norte es un régimen que se está armando con misiles y armas de destrucción masiva mientras mata de hambre a sus ciudadanos.
Irán anda enérgicamente tras estas armas y exporta terror, mientras que unos pocos que no han sido elegidos reprimen el deseo de libertad del pueblo iraní.
Iraq sigue haciendo alarde de su hostilidad hacia [Estados Unidos] y apoyando el terror. El régimen iraquí ha conspirado para desarrollar ántrax, gas nervioso y armas nucleares desde hace más de una década. Éste es un régimen que ya ha utilizado gas venenoso para asesinar a miles de sus propios ciudadanos, dejando cuerpos de madres apiñados sobre sus hijos muertos. Éste es un régimen que aceptó las inspecciones internacionales y luego expulsó a los inspectores. Éste es un régimen que tiene algo que ocultar al mundo civilizado.
Estados como éstos, y sus aliados terroristas, constituyen un eje del mal que se arma para amenazar la paz del mundo. George W. Bush. Discurso sobre el estado de la Unión. 29 de enero de 2002

Política Neoconservadora
Con los neoconservadores en el poder en Estados Unidos se detecta un intenso uso y abuso de la ”palanca militar”. Existe una propensión histórica de la rama ejecutiva por usurpar funciones legislativas y judiciales, recurriendo, entre otros mecanismos, a operativos militares en el exterior, y lo que hoy se conoce como ”operaciones clandestinas”.
Antes del 11/9 el gobierno de Bush mostró hostilidad hacia los derechos civiles y políticos, estorbando la aplicación de la Ley de libertad de información. Poco después de los ataques, Bush contaba con ”poderes de guerra”, la USA Patriot Act y la Homeland Security Act, que cancelan derechos constitucionales básicos.
Pero Bush y John Ashcroft, entonces fiscal general, querían más poderes de excepción. En noviembre de 2003 Ashcroft firmó una orden ejecutiva autorizando a agentes del FBI a entregar evidencias a las policías locales, facilitando la ”custodia” de ”individuos sospechosos”, es decir, ciudadanos, no-ciudadanos, extranjeros legales e inmigrantes ilegales. Miles de inmigrantes son detenidos y deportados con cualquier excusa.
En 2009 el gobierno logró la aprobación de una Ley marcial que le permite al presidente declarar un estado de ”emergencia pública” y usar tropas en territorio estadunidense, tomando además bajo su control la Guardia Nacional. Por medio de un dispositivo de la Administración Federal de Emergencias (FEMA) denominado Rex 84, planteado ante un hipotético ”éxodo masivo de mexicanos” o de ilegales, se les detendría rápidamente y, según datos ofrecidos por Allen Roland (globalresearch.ca ) serían enviados a campos de detención operados por FEMA, algunos de ellos contratados a Kellog Brown and Root, la subsidiaria de Halliburton, empresa cercana a Cheney y que Fox metió en Pemex. La Ley marcial estipula que se operaría contra ”extranjeros ilegales”, ”terroristas potenciales” y otros ”indeseables”, es decir, disidentes dentro o fuera del gobierno y su aparato de seguridad.
Por último, los atentados del 9/11 crearon el clima de pánico que posibilito el escenario adecuado para que EEUU comenzará una guerra preventiva contra Irak en 2003
Invasión de Iraq en 2003
La invasión de Iraq, entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003, fue encabezada por los Estados Unidos, respaldados por fuerzas británicas y pequeños contigentes de Australia, Polonia y Dinamarca. Una serie de otros países estuvieron involucrados en sus consecuencias. La invasión marcó el inicio de la actual guerra de Iraq.
Según el Presidente de los Estados Unidos George W. Bush y el Primer Ministro del Reino Unido Tony Blair, las razones para la invasión eran “desarmar a Iraq de armas de destrucción masiva (ADM), poner fin al apoyo brindado por Saddam Husein al terrorismo, y lograr la libertad al pueblo iraquí.”
La invasión de Iraq provocó una fractura política entre las grandes potencias, que se dividieron entre aquellas que se opusieron activamente a la invasión, como lo fueron Francia, Bélgica, Alemania, Rusia, China (además de otros países que mostraron una oposición pasiva), y aquellos que apoyaron públicamente a los Estados Unidos, como fue el caso de Gran Bretaña, España, Polonia, Portugal y demás naciones que integraron la coalición. La guerra también sirvió para que se diera la primera manifestación ciudadana global en la historia en contra de un conflicto.



El Estado Mayor Estadounidense, planificando atentados contra su población

La operación Northwoods se proponía convencer la comunidad internacional de que Fidel Castro era tan irresponsable que representaba un peligro para la paz de occidente. Para ello, se plantea orquestar, y luego imputar a Cuba graves dañs sufridos por Estados-Unidos.

LA OPERACIÓN MANGOOSE

En 1958 en Cuba, los rebeldes encabezados por los revolucionarios Fidel y Raúl Castro, Che Guevara y Camilo Cienfuegos derrocaron al régimen fantoche de Fulgencio Batista, el cual huye a refugiarse a los EE.UU.
El nuevo gobierno revolucionario, que todavía no es comunista, pone fin a la explotación sistemática de la isla por un grupo de multinacionales estadounidenses (Standard Oil, General Motors, ITT, General Electric, Sheraton, Hilton, United Fruit, Est Indian Co) y los intereses de la familia Bacardi. Estas empresas que han perdido el gran negocio de hacerse millonarios explotando al pueblo cubano, convencen al presidente estadounidense Eisenhower para que derroque a los revolucionarios cubanos dirigidos por Castro.

El 17 de marzo de 1960, el presidente Eisenhower aprueba un «Programa de acciones clandestinas contra el régimen castrista». Su propósito es «sustituir el régimen de Fidel Castro por otro, más fiel a los verdaderos intereses del pueblo cubano y más acceptable para los Estados-Unidos, por medios secretos que no dejen ver una implicación de la intervención militar estadounidense».

El 17 de abril del 1961, une unidad de exiliados cubanos y mercenarios, dirigida más o menos discretamente por la CIA, intentan un desembarco en la Bahía de Cochinos.
El intento fue un gran fracaso. El presidente John F. Kennedy, recientemente nombrado como gobernante en la Casa Blanca, se niega a dar la orden para que la US Air Force apoye a los mercenarios.

1500 hombres quedan prisoneros de las autoridades cubanas. Kennedy desaprueba el intento y revoca al director de la CIA (Allen Dulles), al vice-director (Charles Cabell) y al director delStay-Behind (Richard Bissell).
Encarga a su consejero militar, el general Maxwell Taylor que realize una investigación interna, que no dará lugar a ninguna acción concreta. Kennedy se cuestiona sobre la actitud del Estado Mayor Interejércitos, que había validado esta operación, cuando sabía que estaba destinada a ser un fracaso. Todo parece haber pasado como si los generales hubiesen intentado implicar Estados unidos en una guerra abierta contra Cuba.

El presidente Kennedy a pesar de haber sancionado los métodos y los fallos de la CIA, no cambió la política de hostilidad de Washington al régimen de la Habana. Para ello monta un «Grupo Especial Amplio» encargado de concebir y encabezar la lucha anticastrista.

Este grupo se compone de su hermano, Robert Kennedy (attorney general), de su consejero militar (el general Maxwell Taylor), del consejero nacional para la seguridad (Mc Gorge Bundy), del secretario de estado (Dean Rusk), asistido por un consejero (Alexis Johnson), del secretario de defensa (Robert McNamara), asistido por un consejero (Roswell Gilpatric), del nuevo director de la CIA (John McCone), y del jefe de estado mayor interarmas (el general Lyman L. Lemnitzer).

Este Grupo Especial Amplio imagina un conjunto de acciones secretas clasificadas bajo el nombre de código secreto de operación «Mangoose» (Mangosta).
Para realizarlas, la coordinación operacional entre el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y la CIA es confiada al général Edward Lansdale (asistante del Secretario de Defensa, encargado de las Operaciones Especiales, y por lo tanto director de la NSA). Mientras que en el seno de la CIA, una unidad ad hoc se constituye, el «Grupo W», dirigido por William Harvey.

LA CRISIS EN EL SENO DEL EJERCITO

JPEG - 6.6 KB
Leyyman L. Leymnintzer

En abril 1961, el ejercito de Estados-Unidos esta atravesado por una crísis grave : el mayor general Edwin A. Walker, que originó los enfrentamientos racistas de Little Rock antes de ser nombrado al mando de la Infantería US estacionada en Alemania, es revocado por el presidente Kennedy. Está acusado de desarrollar un proselitismo de extrema derecha en el ejército. El mismo era miembro de la John Birch Society y a los auténticos caballeros del Klu Klux Klan.

La Comisión de Asuntos exteriores del Senado abre una investigación sobre las ramificaciones de los grupos de extrema derecha en el seno del ejército. Las audiciones sont dirigidas por el senador Albert Gore (D-Tennessee), padre del futuro vice-presidente americano. Los senadores sospechan del jefe del Estado Mayor Interejércitos, el général Lyman L. Lemnitzer, de participar a los movimientos extremistas de Walker.

Gore sabe que Lemnitzer es un especialista de operativos secretos: en 1943, había dirigido en persona las negociaciones que pretendían enemistar Italia con el Tercer Reich de Adolf Hitler y, en 1944, encabezó con Allen Dulles las negociaciones secretas con los nazis en Ascona (Suiza) preparando la capitulación de la Alemania (Operación Sunrise).

Partcipó también en la creación de la red «stay-behind» de los Aliados, utilizando y enrrolando sin verguenza agentes nazis para luchar contra la URSS, y a la exfiltración de criminales de guerra y contra la humanidad para que puedan escapar hacia América latina. _ Pero Gore no logró demostrar su responsabilidad en dichos acontecimientos.

Una correspondencia secreta del general Lemnitzer, recientemente publicada, muestra que conspiraba junto con el comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Europa (el general Lauris Norstad) y otros oficiales de muy alto rango para sabotear la política del presidente demócrata John F. Kennedy.

Los militares extremistas denuncian lanegativa o rechazo de Kennedy de hacer intervenir militarmente al Ejército USA en Cuba.
Consideran también a los civiles de la CIA, responsables de la mala planificación del desembarco en la Bahía de Cochinos, y al presidente Kennedy como un cobarde por no haber permitido el apoyo de la US Air Force a los contrarevolucionarios cubanos.

Para llevar adelante sus planes, estos militares extremistas estadounidenses imaginan crear o inventar un pretexto político para que Kennedy pueda intervenir militarmente en Cuba. _ Este plan, llamado operación «Northwoods» (Madera del Norte), da lugar a que se realizen estudios muy precisos -efectuados por el general William H. Craig- con la finalidad de avanzar en este proyecto secreto. Más tarde el proyecto es presentado al Grupo Especial Amplio por el general Lemnitzer en persona, exactamente el 13 de marzo 1962 (nuestro documento).

La reunión se desarrolla en el Pentágono, en el despacho del Secretario de la Defensa, de las 14h30 (2.30 pm) a las 17h30 (5.30 pm).
La reunión termina de muy mala manera:
Robert McNamara rechaza el plan en bloque, mientras que el general Lemnitzer se hace cada vez más amenazador. Este hecho provocó 6 meses de hostilidad permanente entre la administración Kennedy y el Estado Mayor Interejércitos, y dio como resultado que Lemnitzer sea enviado fuera del país. Se le nombró o recibió su nominación como jefe de las fuezas de EE.UU en Europa.

Antes de irse, el general ordena destruir todos los documentos secretos del proyecto Northwoods, pero Robert McNamara, ministro de la Defensa del presidente Keneddy en esa época, archivó y conservó una copia del proyecto secreto que le habían transmitido dichos militares involucrados.

Los jefes del Estado Mayor responsables del proyecto Northwoods. De izquierda a derecha : el almirante George W. Anderson Jr. (jefe des operaciones navales), el general Goerge H. Decker (jefe de estado-mayor del ejercito de tierra), el general Leyyman L. Leymnintzer (jefe de estado-mayor interarmas), el general Curtis E. LeMay (jefes de estado-mayor del ejercito del aire), el general David M. Shoup (comandante del cuerpo de los marines).

JPEG - 14.3 KB
Los jefes de estado-mayor responsables del proyecto Northwoods. De izquierda a derecha : el almirante George W. Anderson Jr. (jefe des operaciones navales), el general Goerge H. Decker (jefe de estado-mayor del ejercito de tierra), el general Leyyman L. Leymnintzer (jefe de estado-mayor interarmas), el general Curtis E. LeMay (jefes de estado-mayor del ejercito del aire), el general David M. Shoup (comandante del cuerpo de los marines).
ATENTADOS TERRORISTASLa operación Northwoods se había dado como objetivo convencer la opinión pública internacional de que Fidel Castro era tan irresponsable y que representaba un peligro para la paz del occidente y del mundo. Para ello, se plantea orquestar, y luego imputar a Cuba la responsabilidad de graves daños terroristas acontecidos en los Estados-Unidos y contra sus intereses. He aquí algunas de las provocaciones previstas por los militares norteamericanos: 

- Atacar la base americana de Guantanamo. La opéración se realizaría por mercenarios cubanos bajo uniforme de las fuerzas de Fidel Castro, incluiría varios sabotajes y la explosión del almacén de municiones, lo que necesariamente provocaría daños materiales y numerosas muertes entre la tropa estadounidense.

– Hacer explotar un barco de guerra US en aguas territoriales cubanas, a manera de reavivar la memoria de la destrucción del acorazado US Maine, en 1898 (266 muertos), que provocó la intervención americana contra España.
El buque estaría en realidad vacío y todo sería teleguiado. La explosión se vería desde La Habana o de Santiago para que se disponga o acredite el hecho con testigos oculares. Una operación de rescate se organizaría para dar más realismo. La lista de las víctimas se publicaría en la prensa y falsos funerales serían organizados para suscitar la indignación de la opinión pública en los EEUU y el mundo. La operación sería lanzada cuando navíos y aviones cubanos estuviesen en la zona para poder imputarles el ataque.

- Aterrorizar a los exiliados cubanos residentes en los EE.UU organizando algún bombazo en sus locales de Miami, en Florida y hasta en Washington. Falsos agentes cubanos serían arrestados para disponer de confesiones. Falsos documentos comprometedores, establecidos de antemano, serían embargados y distribuidos a la prensa, para demostrar la implicación de terroristas cubanos de Fidel Castro.

- Mobilizar a las naciones limítrofes de Cuba para que acrediten una amenaza de invasión. Un falso avión cubano bombardearía de noche la República Dominicana, u otro Estado de la región. Las bombas utilizadas serían por supuesto de fabricación soviética.

- Mobilizar la opinión pública international, para ello se había previsto la destrucción de un vuelo espacial habitado. Para lograr un golpe sensacional que conmueva las mentes, la víctima escogida habría sido el famoso astronauta John Glenn, primer estadounidense en haber recorrido una órbita terrestre completa de la Tierra (vuelo Mercury).

Y en caso que todo esto no fuera suficiente para movilizar la opinión pública para que apoye la invasión militar de Cuba por el éjército de los EE.UU, se previó añadir una última provocación, la cual se estudió muy particularmente, era:

- «Es posible crear un incidente que demuestre de manera convincente que un avión militar de combate cubano atacó y derribó un vuelo charter civil procedente de Estados-Unidos y con destino a Jamaica, Guatemala, Panamá o Venezuela».
Un grupo de pasageros cómplices, qui podrían ser estudiantes por ejemplo, hubiesen embarcado a bordo de un vuelo charter de una compañía fantasma bajo control de la CIA. A la altura de Florida, el avión cruzaría una réplica, un avión aparentemente indéntico, pero vacío y sin piloto.
Les pasajeros cómplices regresarían a una base secreta de la CIA, mientras que el avión mantendría aparentemente su trayectoria. El avión emitiría mensajes de auxilio indicando que ha sido atacado por la caza cubana, y explotaría en vuelo.

La realización de estas operaciones implica necesariamente la muerte de numerosos ciudadanos estadounidenses, civiles y militares. Pero es precisamente el alto costo en vidas humanas que hace de tales acciones sean eficientes y cumplan su función manipuladora.

LAYMAN L. LEMNITZER, EL REGRESO

Para John F. Kennedy, Lemnitzer es un anticommunista histérico y fanático, respaldado por multinacionales sín escrúpulos. _ El nuevo presidente Kennedy entiende entonces el sentido de la advertencia de su antecesor, el presidente Eisenhower, cuando un año antes, en su discurso de fin de mandato declaró:
«Los responables del gobierno, tenemos que estar atentos a la adquisición de una influencia ilegítima, que sea o no proyectada por el complejo militaro-industrial. El riesgo de poder desarrolar o utilizar un poder usurpado existe y persistirá.
Jamás debemos permitir que el peso de esta amenaza nos impida o nos arrebate nuestras libertades y procesos democráticos.
Nada debe considerarse como absolutamente ganado. Sólo una vigilancia y una consciencia ciudadana puden garantizar el equilibrio entre la influencia (lobby) de la gigantesca maquinaria industrial y militar de defensa que hemos desarrollado y nuestros métodos y objetivos pacíficos, de tal forma que la seguridad y la libertad puedan desarrollarse harmoniosamente».

En définitiva, John F. Kennedy, se resiste a los generales Walker, Lemnitzer y a sus amigos, y se niega a involucrar a los Estados Unidos de América en una guerra a ultranza o abierta contra el comunismo en Cuba, en Laos, en Vietnam o donde sea. John Kennedy será asesinado el 22 de noviembre de 1963.

El general Lemnitzer se jubila en 1969. Pero en 1975, mientras que el Senado inicia sus investigaciones sobre el rol exacto de la CIA bajo la administración Nixon, Gerald Ford, que asume el cargo de la presidencia, desde el éscandalo del Watergate que cesó a Nixon, lo requiere para que participe a esta investigación.
Después de haber ayudado a enterrar la polémica, Ford lo solicita de nuevo para animar un grupo de presión (lobby), elCommittee on the Present Danger (CPD – Comité sobre el Peligro Presente).
Esta asociación es un invento de la CIA, entonces dirigida por George Bush padre. Hace campaña para promover el peligro que representa el comunismo soviético. Figuran entre sus administratores, varios reponsables de la CIA y Paul D. Wolfowitz (actual vice-Secretario de Defensa, en cargo de las operaciones en Afganistán). Paralelamente, Gerald Ford promueve al cargo de general de brigada al general William H. Craig, que había dirigido los estudios preliminares de la Operación Northwoods, como director de la National Security Agency (NSA).
El general Layman L. Lemnitzer muere el 12 de noviembre de 1988.

En 1992, la opinión pública americana se cuestiona sobre el asesinato del presidente Kennedy después de la difusión de una película cinematográfica del realizador Oliver Stone donde demuestra las incoherencias de la versión oficial.
El presidente Clinton ordena la desclasificación de grán cantidad de archivos del périodo presidencial Kennedy. En los antiguos documentos archivados del Secretario de Defensa Robert McNamara, Secretario de Defensa a la época de Kennedy, se encuentra la única copia existente del proyecto secreto «Northwoods».

Éste articulo está extraido de la página Voltaire.org y es propiedad de Thierry Meyssan


El mayor atentado de falsa bandera de la historia

El mayor ejemplo de un atentado de falsa bandera, por su trascendencia en la civilización, es sin duda el atentado del 11 de Septiembre en USA. Este video es una evidencia de que asi fué, a la vez que comenta y documenta otros atentados iguales. La autoria de los atentados de falsa bandera suele ser de los paises poderosos, obviamente, los que tienen todos los medios para poder engañar al mundo entero, tanto militares como mediaticos. En este caso todo apunta claramente a los servicios de inteligencia israelies.

Quede claro que esto no pretende atacar a nadie, ni que yo sea antisemita, de hecho tengo, como la mayoria de españoles, ascendencia judia. Y esto lo explico porque en cuanto uno cuestiona algunas versiones oficiales lo primero que recibe es el título de “antisemita”, no es el caso, hay judios buenos, buenísimos y hay elementos despreciables como en todas las nacionalidades, otra cosa es lo que su gobierno haga.

Este documental esta repleto de DATOS es decir loq ue los escépticos “exigen” cuando uno habla sobre conspiración. Verlo es fundamental para todo aquél que esté investigando datos sobre loq ue ocurrio realmente el 11/S y quienes fueron sus autores. Esta traducido al castellano por el periodista Rafael Palacios y traducido por Greg Grisham.


La “Liberación” de Irak

Erase una vez un morito bueno que se llamaba Saddam Hussein. Y como era tan bueno tenia muchísimos amigos. Los mejores de ellos eran los americanos que,  obsesionados por llevar la democracia y la libertad a todo el mundo, decidieron apoyarlo para que llegara a llegara a ser Presidente de su país.

Cuando Saddam fué finalmente presidente, en agradecimiento a sus amigos, les compró muuuuuuchas armas para poder entrar en guerra con sus vecinos, que eran unos moros muy malos, en Iran.

Rumsfeld y Hussein

Donald Rumsfeld y Saddam Hussein en 1983 cuando eran amigos

Pero sus buenos amigos americanos lo traicionaron: le dieron permiso para invadir un pequeño país vecino llamado Kuwait y, cuando éste les hizo caso, lo dejaron solo y comenzaron a decir a todo el mundo que Saddam era un dictador (antes no lo era claro) y que era un peligro para la paz mundial, porque claro, los pobres kuwaities eran pacificos y habian sido invadidos.

Entonces los “buenos” de los americanos liberaron Kuwait y de paso invadieron Irak, destruyendo todo el país. Bueno, todo no, cuando estaban a las puertas de Bagdad, a punto de coger a Saddam, inexplicablemente  se retiraron y lo dejaron libre, eso si,  poniendole como castigo  un severo bloqueo de materiales y medicinas que hizo que muriera muchisima población en los años posteriores.

Unos años mas tarde aparece otro morito malííííííííísimo, llamado Bin Laden (que tambien había sido bueno antes) y atacó a traición a los confiados americanos en un atentado que organiza desde una cueva estrellando 4 aviones en USA (11 Sep).  Los americanos indignadisimos decidieron atacar a varios paises que no tenían nada que ver (el eje del mal) y otra vez se vuelven a por su ex-amigo Saddam. Y como no encuentran ningun vinculo entre Saddam y Bin Laden deciden que Saddam tiene armas de destrucción masiva que va a utilizar contra USA. Lo inspeccionan y no encuentran nada, pero es igual, el que es malo es malo y optan por invadir Irak para liberar al pobre pueblo del malísimo dictador.

¡Y lo consiguieron!. No hay más que ver en las fotos la cara de felicidad del pueblo siendo “liberado” por los buenos de los americanos.

¡Por fin los niños pueden jugar felices, contentos y LIBRES sin el dictador!

¡Y mucho mas sanos!

Y el malo malísimo a la horca

Y colorín colorado, este cuento NO se ha acabado


Un momento, ¿Seguro que ahorcaron al malo?